Un político no es un alíen, más bien es un monstruo con poder sobre millones de ilusos que no saben escoger amigos y se ríen de la desgracia ajena. Millones de ilusos llenos de esperanza pero ilusos a fin de cuentas.

Para ser un político solo tienes que saber mentir, acecinar, engañar y sobre todo ser muy astuto y ruin. Un ser cruel, lleno de burlas hacia el mundo en el cual destruye millones de vidas por su sed de poder eso es algo muy cruel y lleno de malicia y caos, si el mundo es capaz de juzgar a los ladrones, ¿por qué no juzga a los políticos?, que son más que estafadores o asesinos. Un ser así no debería existir; pero tristemente existe y son demasiados para contarlos con una sola mano.

Anuncios