El mal

Llamado así a aquello responsable de las debilidades y los miedos del mundo. Se le llama Lucifer, el demonio, la oscuridad y se le atribuye la estulticia, el odio, la soledad y tal vez, solo tal vez el miedo; se dice que es culpa de dioses, demonios, monstruos y otra clase de cosas que solo sincretizan la oscuridad del alma. No creo en el mal, ni en demonios; creo en las personas las cuales pueden ser a veces más crueles y despiadadas que cualquier monstruo o demonio.

Pero también creo a pesar de todo; en la esperanza, el bien y la vida cosas que solo se reflejan en los ojos de aquellos que se ven en cara a cara con el mal y lo rechazan, por ello no cuestiono a las personas, ni a sus dioses, ni a sus demonios; solo cuestiono la manera en la cual rechazamos las cosas buenas por aquello que es malo y sin sentido;  además de la manera de luchar contra el mal y la ridícula manera de pensar que hay que hacer guerra por la paz. Confió en los cambios y siempre seguiré creyendo en las personas.

Una silenciosa playa

Veo mi reflejo en el agua, siento la brisa en mi rostro, no hay ningún  sonido solo escucho mi respiración, solo veo el mar, el horizonte y el cielo tan lejano para mí. Un murmullo se asoma sobre el agua, observo mi alrededor estoy sola ese murmullo solo puede provenir de un lugar; observo, y luego de un rato decido entrar “solo quiero ver que se siente” repito una y otra vez en mi cabeza; veo peces, colores, veo movimiento me siento tan viva casi me he vuelto adicta a este entorno lleno de euforia y caos. Veo peligro, podría morir pero eso ya no importa: mi conciencia reclama juicio pero mi cuerpo sigue su instinto y de un momento a otro el aire se acaba este caótico entorno me devora mi conciencia grita, me ahogo ya nada importa solo quiero no sentirme sola una vez más, y de repente recuerdo que no pertenezco a este caótico entorno; nado hasta la orilla, siento la arena en mis pies, me desplomo, los rayos del sol  acarician mi piel, ya no me importa estar sola, ya no me interesa estar en esta silenciosa playa; solo con ver ese hermoso sol es suficiente vida para mí.

By Newmann

Codicioso Tango

En esta extraña victrola resuena una interminable canción que solo se puede pausar pero siempre empieza de nuevo, esta canción llena de locura y dolor resuena intensamente en un insaciable corazón que busca exhaustivamente un alegre tango para revivir su igualdad; cruel corazón codicioso  que hurto su alegre tango, robándose a si mismo lo más importante, mientras sus cansadas piernas se abren paso entre el humo de un habano que le recuerda que el insaciable sonido de su imperdonable pecado retumba al son de sus pasos en su culpable corazón; ese sonido lo llevara a la locura, una locura que lo obligara a quedarse solo porque en su corazón no deja de llamar a su pecado; por ello sus oídos y su boca arderán mientras se abre paso en la pista junto a su pareja para moverse al ritmo de este codicioso tango.

Amanecer rojo

Aquella serie de desafortunados eventos crea una descarga de sentimientos donde me doy cuenta de que este suelo esta desatado en caos y que todo aquello que se intenta ocultar siempre de alguna manera queda al descubierto; y aunque el ejercito conformado por mis iguales es atacado mi cuerpo es paralizado por un intenso frio, todo es confuso y lo único de lo que estoy segura es de que en el aire se percibe un fuerte olor a sangre y que este crea tención en el ambiente; mientras se acercaba el amanecer recuerde lo que más amo y un leve movimiento me obligo a observar a mi escritorio; donde note que el papel está completamente en blanco, y pensé que lo único que quedara  es aquella estúpida fantasía de justicia, la probabilidad de un silencio absoluto seguido de una declaración de guerra a muerte y una incierta victoria que bañara en sangre este suelo virgen en el cual solo quedara una sombra del logro de algunos luchadores mientras prevalece el caos y la locura.

Empapada en una lluvia de recuerdos

En medio de una de mis tantas e inevitables lagunas mentales tuve q salir de mi pequeño agujero para refrescar mi mente, a cada paso que daba para salir, una fría brisa que se paseaba por la entrada acariciaba mi rostro aquella brisa tan nostálgica como un invierno lejano trajo recuerdos olvidados a mi mente, al lograr salir abrí mis ojos para ver ese irreverente sol que se asoma cuando rara vez salgo para mostrarme presumidamente sus rayos que a pesar que me molestan al reflejarse en mis ojos me traen recuerdos de mi infancia pero por alguna razón hoy solo quedaba el recuerdo de sus irreverentes rayos pero a pesar de ello me quede allí observando fijamente el cielo oscuro, de repente sentí en mi cara una sensación fría que me llevaba al momento en el que vi por primera vez el mar para cuando me di cuenta mi cuerpo estaba empapado y con cada gota que me recorría un montón de recuerdos eran arrastrados con ellas, algunas escurrían por mi nariz pero al encontrarse con la punta caían sin retorno alguno, por un momento desee que no siguieran cayendo así que tome con mis manos un poco de ellas pero lo poco que conseguí parecía sin importancia, una briza tan fría y húmeda como si se acercara el invierno recorrió mi cuerpo, cerré mis ojos y por un momento sentí miedo de olvidar aquellos recuerdos tan preciados para cuando abrí mis ojos esa lluvia de recuerdos había cesado pero mi cuerpo seguía empapado de aquellos preciados recuerdos y solo desee no volver a olvidar jamás.

Político

Un político no es un alíen, más bien es un monstruo con poder sobre millones de ilusos que no saben escoger amigos y se ríen de la desgracia ajena. Millones de ilusos llenos de esperanza pero ilusos a fin de cuentas.

Para ser un político solo tienes que saber mentir, acecinar, engañar y sobre todo ser muy astuto y ruin. Un ser cruel, lleno de burlas hacia el mundo en el cual destruye millones de vidas por su sed de poder eso es algo muy cruel y lleno de malicia y caos, si el mundo es capaz de juzgar a los ladrones, ¿por qué no juzga a los políticos?, que son más que estafadores o asesinos. Un ser así no debería existir; pero tristemente existe y son demasiados para contarlos con una sola mano.

悲しい 秋 の 午後 (Triste Tarde de Otoño)

Era una tarde lluviosa; Sebastián y Sharisse se encontraban en el camino de regreso a Braga; cuando Sebastián tiene una ráfaga de recuerdos – “Era una encantadora tarde de otoño; y paseábamos por el parque, ¿te acuerdas?, fue hay en donde te propuse matrimonio, o querida Sharisse”.

Cuando en un inesperado giro de la vida el carro se deslizo y fue a dar contra un enorme árbol; al momento del impacto pierden la conciencia.

Al Sebastián recuperar la conciencia se encontraba en una sala clínica, de inmediato le pregunto a la enfermera por su amada Sharisse; a lo que contesto esta: “Se encuentra en estos momentos en recuperación; pero Sr. me temo que ella ha sufrido una fuerte contusión cerebral” al decir esto el corre a verla. Al entrar en la sala de recuperación y ver a su hermosa Sharisse en el estado en el que se encontraba, sin darse cuenta empezó a sollozar. Un médico se le acerco y le dijo: -“ella se encuentra estable, pero me temo infórmale que ha perdido la memoria; la única manera de ayudarla es mostrándole cosas que la hagan recordar”.
Una semana después de lo ocurrido Sharisse se encontraba en excelente estado; al momento de enterarse de que la darán de alta Sebastián corre a su encuentro, y en el camino compra unas cosas para ella. Al llegar al hospital algo emocionado la ve sentada en un banco de la plaza que se encuentra del otro lado de la calle; el corre y al tenerla en frente la aprieta fuertemente contra su pecho; ella no lo comprende, al darse cuenta Sebastián se aparta y le entrega el Wonta de Felpa mientras que le dice: “Te esperaba” en eso ella responde un tanto confundida “Ud. es muy amable, pero… ¿quién es?”; al escuchar esto el corazón de Sebastián se desgarro por completo, aunque dentro de su cabeza decía que debía ser fuerte para recuperar su amor.

Después de convencerla y de que aceptara salir con él, ella sintió una imperiosa necesidad de tenerlo cerca.

Al cabo de unos días su relación se empezó a hacer cada vez más cercana; después de todo lo ocurrido Sebastián estaba haciendo que Sharisse recordara, y hasta que se volviera a enamorar de él.
Una tarde de otoño Sebastián iba a encontrarse con Sharisse para volver pedirle matrimonio; en el mismo parque en el que se lo pidió por primera vez; cuando estaba a unos pasos de la plaza paso un carro a toda velocidad y lo atropelló, lanzándolo por los aires; Sharisse al ver esto corrió a donde se encontraba él, y al llegar vio a su amado tendido en el suelo, ella se encontraba muy triste al darse cuenta de que siempre lo había amado; y de esa manera se acordó de su pasado con él.

Después de un tiempo Sharisse se acordó de aquella tarde de otoño en la que todo era perfecto.

Fin

Realizado en conjunto con: Daniela Matos (http://p0gu1x.wordpress.com/)

Los niños son alienígenas

Un estudio reciente (hecho por mí) dice q los niños o personas menores de 18 años son alienígenas (léase yo también soy un alíen). Nuestro propósito es deshacernos de la humanidad y tal vez se preguntaran: “¿qué pasa con los mayores de 18 años?” pues la nave madre se cansa de esperar a que conquistemos el mundo así que nos busca y nos cambia por el humano al que suplantamos. Así que cuando los bebés crecen son suplantados por un niño alíen que se roba la apariencia del niño y luego el niño es mandado a la nave madre a que se mantenga en un sueño largo de 19 años. Los que se han quedado aquí por más tiempo son pocos casos.

La desgracia divierte

Una encuesta reciente ha demostrado que tanto hombres como mujeres les divierte la desgracia de otras personas. No es divertido que a uno mismo le pasen las cosas malas… es más cómico que le pasen a otras personas, y no se puede decir: “no me burlo de la desgracia de otras personas” porque si, lo hacen. Tu también admite que si… porque no es malo; lo hacemos todos. ¡Increíble!


Las Personas

Ellas son como una compleja máquina; entre más crees entenderlas hacen algo nuevo. Es muy difícil entenderlas, tienes que conocerlas; pero nunca son iguales… no se puede decir que de verdad conoces a una persona completamente, porque nunca son iguales: siempre cambian.